La Naranja Fracasada!

Acaso no era la tercera la vencida?

Era un partido para terminar con los fantasmas del pasado, pero Holanda tendrá que vivir cuatro años más de frustración tras perder hoy su tercera final en un Mundial de fútbol.

Holanda cayó en las finales de la Copa del Mundo de 1974 y 1978 y quería a toda costa evitar convertirse en la única nación en perder tres sin ganar ninguna. Pero no pudo. Su derrota hoy por 1-0 ante España en Sudáfrica 2010 revive su trauma.

Hungría y Checoslovaquia, hoy perdidas en el limbo futbolístico, perdieron también las dos que disputaron.

Holanda, sin embargo, supo sobreponerse de dos derrotas consecutivas y encontrar su lugar en el universo futbolístico.

Con menos de 17 millones de habitantes y una superficie no mucho mayor que Suiza, la posición que ocupa entre las grandes naciones del fútbol desafía la lógica.

Holanda supo crearse una identidad.Desde aquellos años 70, legó al mundo un estilo de juego ofensivo que pasa de generación en generación.

Todo empezó cuando el Ajax de Ámsterdam dirigido por Rinus Michels y liderado por Johan Cruyff hizo su irrupción internacional conquistando las Copas de Europa de 1971, 1972 y 1973.

Había nacido el “fútbol total”, una manera de entender el juego que implicaba a todo el equipo en la creación ofensiva, desde los defensas hasta los delanteros.

Aquel Ajax de Cruyff, Johan Neeskens, Johnny Rep o Ruud Krol se trasladó al equipo nacional en 1974. Bajo la batuta de Michels, la filosofía del club de Ámsterdam transformó a la selección en la “naranja mecánica”.

Sin embargo, aquel equipo revolucionario, que se adelantó 1-0 en la final sin que Alemania tocara siquiera el balón, acabó perdiendo por 2-1 en Múnich sin saber realmente por qué. O quizá sí: se creyeron campeones antes de tiempo.

Cuatro años después, ya sin Cruyff, Holanda había aprendido la lección. Pero en esa ocasión fue el palo quien no quiso que los “oranjes” fueran campeones. El tiro de Resenbrink al poste cuando el partido expiraba con 1-1 enmudeció al Monumental de Buenos Aires , pero la prórroga fue de Argentina y el partido terminó 3-1 para los anfitriones.

Aquello se convirtió en un trauma para Holanda, que no volvió a los Mundiales hasta 1990.Sin embargo, aquellos años 70 pusieron las bases para que la selección holandesa y sus clubes se convirtieran en una auténtica fábrica de jugadores.

La generación de Marco Van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard logró en 1988 una pequeña compensación con el título en la Eurocopa. Pero fracasó en su intento de devolver a Holanda a una final mundialista, al igual que las camadas que les siguieron, con jugadores como los hermanos De Boer, Patrick Kluivert, Dennis Bergkamp o Clarence Seedorf.

Lo más lejos que llegaron fue a los cuartos de final de 1994 y 1998.

“España será campeón del mundo”, dijo el seleccionador alemán, Joachim Löw, tras caer en semifinales ante la “Roja”, algo que no sentó muy bien en el país vecino, con el que Alemania tiene una fuerte rivalidad.

Holanda no pudo hoy cobrarse la revancha indirecta soñada por el director de la Federación Holandesa de Fútbol, Henk Kesler, que no podrá poner carteles en la frontera de las autopistas provenientes de Alemania con la leyenda “¡Usted está ingresando en el país del nuevo campeón del mundo!”.

En lugar de eso, tendrá al menos otros cuatro años de frustración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s