Argentino de Quilmes retorna a Primera C

CAMPEON-conquistar-campeonato-Primera-temporadas_CLAIMA20130521_0196_17En una época donde los clubes de fútbol eran fundados por ingleses afincados en tierras argentinas, emergió el Club Atlético Argentino de Quilmes originado, el 1 de diciembre de 1899, por jóvenes criollos que estudiaban en el Colegio Nacional Buenos Aires y jugaban en el club barrial El Relámpago. Por eso, para ratificar su sentido de pertenencia nacional, sus colores fueron celeste y blanco y se lo bautizó como el Mate, apódo que dejaba bien en claro la nacionalidad de sus iniciadores. Cuentan que Quilmes Athletic Club, su clásico, ofrecía té, al finalizar los partidos, a los rivales que lo visitaban, en cambio Argentino de Quilmes los agasajaba con los criollísimos mates. Y dejaron bien en claro que jugaban “fútbol” y no “football”. Guillermo Jordan, directivo de Argentino de Quilmes, en su debut en la Argentina Association Football League presentó la moción, que fue aceptada, para que se aboliese el habla inglesa que se utilizaba en las reuniones para reemplazarlo por el castellano.

Transcurrió la mayor parte de su vida futbolística en Primera B y Primera C, sin embargo se dio el enorme gusto de ascender a la categoría máxima en 1939, tras salir campeón en 1938 de la entonces llamada Segunda División. Y con una yapa especial: tras igualar el primer puesto en puntaje con su vecino y archirival Quilmes se debieron jugar dos finales para definir el título y el ascenso. Los Mates ganaron ambos 1 a 0; gol de Pedro Agostini en cancha de Chacarita Juniors en el cotejo de ida, y de Alejo Fuertes en San Lorenzo en la vuelta. La experiencia feliz apenas duró un año ya que enseguida Argentino de Quilmes,que apenas cosechó 4 puntos en las 34 fechas, regresó a la Segunda División. Y casi pegado se produjo un nuevo descenso. Volvió a salir campeón en 1945 (invicto, logrando una racha de 13 triunfos consecutivos) y en 1988-89, para volver a Primera B en ambas ocasiones. En medio alternó subidas y bajadas entre la B y la C. En la temporada 2005-06 llegó al sótano con el descenso a Primera D, una categoría que hasta ese momento jamás había pisado, para convertirse en el primer y único equipo que jugó en Primera y también en la D. Ahora, tras siete años en la menor de las divisiones, el equipo de la Barranca quilmeña sumó su cuarta estrella. Festejó el título de campeón, con la flamante conquista del torneo de Primera D faltando tres fechas para finalizar y además acaba de igualar su récord de 13 victorias consecutivas (cifra que puede estirar en los próximos partidos).

El 3 a 1, con goles de Matías Correa, Diego Leguiza y Ramón Borda, sobre Atlas confirmó la vuelta olímpica y el ascenso a Primera C en una cancha, ubicada en Alsina y Cevallos y fundada en 1906, colmada por 8.000 hinchas mates. Esa tarde se festejó mucho en la Barranca de Quilmes, y seguramente las mateadas resultaron bien dulces y sabrosas. Dirigido técnicamente por Guillermo Szeszurak con Adrián Leguizamón; Daniel Caputo, Matías Polack, Marcos Soza, Matías Correa; Ramón Borda, Guillermo Rodríguez (José Ledesma), Juan Carlos Horvat, Cristian Tello; Jonathan Da Luz (Hernán Centurión) y Diego Leguiza (Juan Pablo Pérez) en cancha llegó el anticipado festejo. También integran el plantel campeón: Brian Delgado, Rodrigo Benítez, Walter Hermoso, Gonzalo Vivanco, Nicolás Alonso, Hugo Colman, Diego Dell Orto, Gustavo Escobar, Matías Fernández, Matías Ferreyra, Jorge Grunevald, Mario Guzmán, Cristian Londero, Hernán Patiño, Leonel Rojas y Rubén Sánchez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s