Un dia como hoy pero de 1978, Argentina venció 6-0 a Perú en uno de los partidos más cuestionados de la historia de los Mundiales

Argentina-Peru-AFP_CLAIMA20130619_0096_14El 21 de junio de 1978, Argentina y Perú jugaron uno de los partidos más sospechados de la historia de los Mundiales. La Selección de César Luis Menotti ganó por 6-0 en la cancha de Rosario Central, obtuvo el pasaje a la final y abrió un abanico de incógnitas que, al día de hoy, jamás se dilucidaron.

En 1978 Argentina estaba gobernada por una dictadura sangrienta que pugnaba por un éxito deportivo para disfrazar la triste realidad, de encierros, tortura y desapariciones.

En medio de ese clima, Argentina organizó la Copa del Mundo. La Selección superó la primera ronda -venció a Hungría y Francia, y perdió con Italia- y le tocó jugar la segunda fase en Rosario. Tras derrotar a Polonia y empatar con Brasil, el equipo nacional se jugó la clasificación contra Perú. Como los brasileños habían vencido 3-1 a Polonia, Argentina quedó obligada a ganar por cuatro goles para llegar a la final.

En la previa del encuentro trascendió que los referentes del plantel peruano le pidieron al entrenador Marcos Calderón que no incluyera al arquero Ramón Quiroga entre los titulares por su condición de argentino nacionalizado peruano. Pero el entrenador hizo oídos sordos.

Minutos antes de salir a la cancha, el dictador Jorge Rafael Videla, por entonces presidente de facto, realizó una intimidante visita al vestuario visitante junto a Henry Kissinger, ex secretario de Estados Unidos. “Sentí vergüenza, ese partido no fue normal. La previa fue un zafarrancho”, dijo Juan Carlos Oblitas, delantero de Perú, años después.

Un remate en el palo de Juan José Muñante al minuto de juego, erizó la piel de los argentinos. Mario Kempes y Alberto Tarantini devolvieron el alma al cuerpo antes del cierre del primer tiempo. Luego, en el complemento, Kempes hizo el tercero y Leopoldo Luque, de cabeza, transformó la hazaña en realidad. René Houseman y Luque cerraron el marcador pero abrieron las sospechas.

Tras los festejos llegaron las dudas, las preguntas y un sinfín de versiones: que Argentina compró a Perú por un par de millones de dólares y un barco cargado con 35 mil toneladas de trigo; que al defensor peruano Rodulfo Manso -que luego fue transferido a Vélez- le prometieron pasar al fútbol argentino a cambio de una actuación deficiente. Años más tarde el arquero Ramón Quiroga acusó al DT Marcos Calderón: “En ese encuentro jugaron futbolistas que no habían disputado ningún partido”. Y tiró el nombre de Gorriti.

¿Qué dijeron los futbolistas argentinos? “Hay peruanos que jugaron en serio y otros, no tanto”, aseguró Oscar Ortiz. “Lo que hizo la dictadura fue atroz, pero yo tiraba paredes con Bertoni y con Kempes, no con la Junta Militar”, afirmó una y otra vez Leopoldo Luque. “Nos usaron para tapar las 30 mil desapariciones. Me siento engañado y asumo mi responsabilidad individual: yo era un boludo que no veía más allá de la pelota”, dijo Julio Ricardo Villa, resumiendo lo que significó el Mundial 1978 para él.

Pasaron 35 años y ocho Mundiales. El 6-0 de Argentina a Perú, todavía, genera controversias. El resto de la historia es conocida: Argentina superó a Holanda y logró su primer título mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s